Garachico, el pueblo que resurgió de las cenizas

Su paisaje volcánico y su casco histórico hacen que este pueblo ostente con orgullo el estar considerado como uno de los más bonitos de las Islas Canarias

Ubicado en el noreste de Tenerife, Garachico posee un rico patrimonio arquitectónico de los siglos XVI y XVII muy bien conservado, por lo que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1994. Su paisaje volcánico y su casco histórico hacen que este pueblo ostente con orgullo el estar considerado como uno de los más bonitos de las Islas Canarias, y es que sin duda se trata de uno de esos enclaves que bien merece la pena descubrir.

Perderse por sus calles adoquinadas entre construcciones históricas, disfrutar del Océano Atlántico en sus playas de callaos y arena negra y pequeños acantilados, son actividades que no pueden faltar en su visita a esta localidad llena de encantos.

En un tranquilo paseo por el casco histórico podrá descubrir un excelente legado arquitectónico conformado por lugares de interés como son el convento de San Francisco, que data de 1526 y que se ubica frente a la céntrica Plaza de la Libertad; la Casa de Piedra, también conocida como Casa de los Condes de la Gomera; la iglesia de Santa Ana y la plaza Juan González de la Torre, que fue el centro de la ciudad durante los siglos XVI y XVII.

Pero no olvidemos que Garachico es un municipio costero y, como tal, el mar se convierte en uno de los grandes protagonistas del lugar, destacando las piscinas naturales de El Caletón, uno de los principales reclamos turísticos incluso para los habitantes de otros lugares de Tenerife. La zona cuenta también con un puerto deportivo de reciente construcción junto al casco histórico. Además, en un recorrido por la costa se encontrará con el Castillo de San Miguel, declarado Bien de Interés Cultural y con la Casa de los Marqueses de la Quinta Roja.

Por supuesto, uno no puede irse de Garachico sin degustar la gastronomía, basada principalmente en menús cuyo elemento principal es el pescado y demás productos del mar, maridado siempre con vino de la zona de denominación de origen Ycoden-Daute-Isora.

Curiosidades:
– Garachico posee el título de Villa y Puerto, concedido por el rey Alfonso XIII en 1916.
– La erupción del volcán Trevejo en 1706 sepultó el antiguo puerto bajo un río de lava. Pese a ello, algunos de los edificios que consiguieron salvarse y el municipio se reconstruyó, conservando su esencia y resurgiendo de sus cenizas con más belleza y encanto.
– Tras la conquista de Tenerife, Garachico se convirtió en el principal puerto pesquero y comercial de la isla hasta que una erupción volcánica lo destruyó
– Desde Garachico parte un sendero de nivel medio-alto cuyo recorrido finaliza en el volcán Chinyero. Una ruta de cinco horas en la que destaca el pino centenario de Cha Lorenza, las vistas de El Teide y el mirador desde el que se observa la cara sur del Chinyero.

Categorías
Municipios
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

 

RELACIONADA