San Juan de la Rambla, una isla en miniatura

Este municipio del norte de Tenerife ofrece múltiples opciones para disfrutar de tu estancia en la Isla
San Juan de la Rambla
Laura Pérez Yanes

San Juan de la Rambla es, según afirma su alcaldesa, Fidela Velázquez, “una pequeña bombonera” donde puedes encontrar de todo. Y es que este municipio del norte de Tenerife ofrece múltiples opciones para disfrutar de tu estancia en la Isla.

Si eres un amante de la naturaleza, puedes recorrer su red de senderos: un viaje desde el mar a la cumbre, en el que descubrir también la historia del municipio. Un ejemplo es el sendero de Las Aguas, que conecta la costa de San Juan de la Rambla con el barranco de Ruiz, situado dentro del Parque Natural de Tigaiga. Una zona que, en el pasado, tras la conquista de la Isla, fue utilizada para el cultivo de la caña de azúcar.

Este municipio tinerfeño también guarda un patrimonio de incalculable valor, presente sobre todo en su casco histórico. San Juan de la Rambla nació a comienzos del siglo XVI cuando un colono portugués, Martín Rodríguez, se estableció en la zona. Allí hizo construir una ermita en honor de san Juan Bautista y en torno a ella y al camino real se fue creando el pueblo San Juan del Malpaís.

Quizá los primeros pobladores eligieron este enclave por su suave clima. Quizá, por la calidad de sus tierras y cultivos o por la calma de su costa. Unos atractivos que continúan vigentes y que convierten a esta localidad en “una isla en miniatura” en la que disfrutar, conocer y saborear Tenerife.

Categorías
Lugares de interés (Norte)
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

 

RELACIONADA