Ruta de 5 rincones secretos de Tenerife

.
Foto vía Instagram: @marcin.atrakcyjna.teneryfa

1.Puerto Santiago, Cueva Tancón

La Cueva Tancón de Puerto Santiago es un lugar con magia. Se encuentra, sin duda, entre los espacios marinos de Canarias más espectaculares e idílicos. La abertura que le da nombre de cueva permite ver desde el exterior las aguas cristalinas que esconde este pequeño paraíso. Además posee un canal que conecta directamente mar adentro y unas columnas volcánicas de basalto que hacen de este lugar un rincón inolvidable.

Hay días en los que las fuertes corrientes marinas y la extremada fuerza del agua limitan el baño a los visitantes, ya que, a pesar de ser un lugar de ensueño, es imprescindible adaptarse a los avisos de la naturaleza para hacer un buen uso de las oportunidades que ofrece.

El Tancón se encuentra en la zona sur de la isla de Tenerife, concretamente en Puerto de Santiago, muy cerca de los Acantilados de los Gigantes. Para visitar este regalo en forma de cueva solamente hay que desplazarse hasta allí, ubicarse en la zona hotelera y acercarse a la costa por un pequeño camino de tierra.

2.Los Abrigos, Piscinas Naturales de Los Abrigos

Piscinas Naturales Los Gigantes

Foto vía Instagram: @kroonbrittmarie

Las piscinas naturales de este pueblo del sur de la isla de Tenerife son la mayor atracción para los bañistas de la zona. Además de que la ubicación de estos charcos invitan a pasar dentro todo el día, también se puede acceder a mar abierto sin ningún tipo de complicación. Asimismo, para los más atrevidos, la roca volcánica que cubre las piscinas se formó de tal manera que los usuarios pueden disfrutar haciendo saltos desde unos tres metros de altura –en función de la marea- sin ningún tipo de peligro.

Entre las particularidades de esta zona para bañistas destaca una piedra con forma de elefante, donde se aprecia perfectamente la trompa y los ojos del animal en el relieve de la roca.

Estas piscinas naturales se encuentran en la carretera principal que va desde el propio pueblo de Los Abrigos hacia El Médano, a unos 200 metros, en la parte derecha de la calzada. Allí se aprecia un solar de tierra –lugar donde se aparcan los vehículos- rodeado por plataneras y, en el propio descampado se puede ver una bajada que lleva directamente a las piscinas.

3.Granadilla de Abona, Calas del ITER

Las Calas del ITER (Instituto Tecnológico de Energías Renovables) son el secreto mejor guardo que tiene este instituto tecnológico. Las cuatro calitas que hay están custodiadas por una playa principal, conocida y frecuentada por los residentes de la zona sur de la isla. Las calas colindan con piedra natural, permitiendo a los bañistas sentirse en un lugar íntimo y tranquilo. Se podría decir que la situación de estas maravillas en forma de calas las hace notablemente tranquilas.

Para llegar a este paraíso debes acercarte a la costa de Granadilla de Abona, en el sur de Tenerife, muy cerca del polígono industrial. No es un lugar de fácil acceso ya que el vehículo de transporte debe quedar aparcado en las inmediaciones del instituto y la única forma para acceder a las calas es por medio de un sendero, a pie.

El trayecto es agradable y permite apreciar algo único y exclusivo en Canarias: las Casas Blioclimáticas del ITER. Aunque pueda parecer normal en otros lugares del mundo, no es común ver en Las Islas casas abastecidas única y exclusivamente por energías renovables, por lo que ir a la playa a coger sol puede convertirse, además, en una ruta cultural y tecnológica.

4.Santa Cruz de Tenerife, Mirador de Cueva Roja

Cueva Montaña Roja

Foto vía Mapio.net

El Mirador de Cueva Roja, aunque está en lo alto de una capital con cientos de miles de habitantes, no es un lugar muy concurrido y mucho menos masificado. Se encuentra exactamente en Barrio Nuevo, un distrito periférico de la ciudad en el cual pasar un rato agradable y ameno es de lo más normal. Hay aparcamiento para coches y motos, un parque para que los niños jueguen con los columpios y también tiene bancos para que el usuario pueda sentarse y disfrutar de las vistas de Santa Cruz de Tenerife. Un placer para los sentidos.

Lo que más llama la atención de este pequeño paraíso es la panorámica tan completa que tiene.

A unos escasos quince metros del mirador se puede apreciar una gran montaña de color rojizo, con una abertura en forma de cueva, que da nombre al propio mirador: Cueva Roja. Podemos decir que es un sector del barrio donde la montaña es protagonista indiscutible.

Para llegar a este fantástico mirador es necesario atravesar el barrio de Barrio Nuevo en dirección hacia la zona de Los Campitos y, antes de abandonar la barriada, se observa una subida a la izquierda de la carretera donde un cartel alerta su ubicación.

5.Santa Cruz de Tenerife, Mirador de La Cruz

Una de las mejores y más exclusivas panorámicas de la capital tinerfeña se encuentra en lo alto de uno de los barrios más antiguos: El Barrio La Alegría.

Las vistas que ofrece son únicas, ya que la gran proximidad a la ciudad y la elevada altura de la montaña en que se encuentra, permite al visitante disfrutar sin medidas.

Desde allí se puede observar la Avenida Anaga  de principio a fin, así como la Plaza de España, el Cabildo de Tenerife y el Auditorio de Santa Cruz.

En la montaña, unos metros por encima de donde se limita el acceso, hay una cruz de gran tamaño. De ahí viene el nombre que los residentes de La Alegría han puesto a la ventana del barrio.

Para acceder a este observador es necesario entrar al corazón del barrio La Alegría, atravesándolo y dejando que la carretera termine a pocos metros del pico de la montaña.

Categorías
Lugares de interés
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

 

RELACIONADA